• Ramón

Cambios en la apariencia

Es ya algo habitual que los cartonajes de los medicamentos cambien de la noche a la mañana. A veces es por un cambio de imagen de marca: a veces es porque la marca X ha sido comprada por la marca Y, y ésta va cambiando las cajas a su propia imagen, o puede ser porque han cambiado la empresa que usan para empaquetar, o puede ser porque unos alienígenas han abducido las cajas antiguas o un gato gigante ha atacado el capitolio... la verdad es que el motivo es lo de menos. Lo que importa es que la apariencia de las cajas cambia.


Y eso es un problema muy grande para todos. Hay personas que están tan habituadas a una apariencia que cualquier cambio implica una gran desconfianza hacia la "nueva" medicina porque "no es la misma que yo tomaba". Eso hace que la persona se marcha de farmacia en farmacia a la caza y captura de la "caja antigua". Y la encontrará. Porque siempre hay alguna caja en el almacén que aún no ha sido cambiada al modelo nuevo.


Pero llegará el momento en que ya no haya más cajas de apariencia antigua... y entonces se vuelve al problema inicial.

Cuando no podemos cuidaros...

Y es un trabajo muy duro desde la farmacia el hacer ver que el medicamento es el mismo. Los farmacéuticos tenemos el deber de explicar a la gente, las veces que sea necesario y todo el tiempo posible, para que entiendan que la medicación que llevan es la que necesitan y la que el médico les pautó. Porque muchas veces la falta de adherencia es culpa de estas cosas, ya que se deja de tomar la medicación porque "no es la misma que tomaba antes". Y esto conlleva un grave problema de salud para el paciente. Y a nosotros nos duele mucho esto. Porque lo que queremos es cuidar de la salud... y así no lo podemos hacer.




Y todo ello sin meternos en el hecho de los cambios de marca (ya sea por tema de genéricos, porque la prescripción está hecha por principio activo, porque hay desabastecimientos, etc.), que está muy metido en la idea colectiva que un cambio de marca es un cambio de medicina, y no es así. Las garantías hacen que un principio activo X, con forma farmacéutica Y, y tamaño Z, sea idéntico siempre, independientemente de la marca que lo fabrique, siempre que X, Y y Z sean iguales. Pero parece ser que cuando desde la farmacia intentamos explicar el porqué del cambio de apariencia, hay una reticencia por parte de la gente a entenderlo. Como si ese cambio fuese culpa de la propia farmacia.

Queremos cuidar de la salud

La farmacia es un establecimiento sanitario. Nuestro trabajo es velar por la salud de la gente. Y haremos lo que esté en nuestra mano para ello. Si tenemos que encargar una marca en concreto para que la persona esté contenta y así la adherencia se cumpla más, pues la encargamos. Si tenemos que tener en el almacén cincuenta marcas diferentes de una misma molécula para contentar a los cincuenta pacientes que las llevan, pues las tenemos. No hay ningún problema al respecto. Lo que queremos desde la farmacia es cuidar de la salud de la gente, así que no es ningún tipo de problema el hacer esto.


Pero precisamente por todo esto, cuando en algún momento no podemos cambiar el color de la caja (porque la propia marca lo ha cambiado, o porque ha sido comprada por otra, o por la razón que sea), esta profesionalidad tiene que servir para algo, para que haya una confianza por parte de la gente en nosotros. Que entiendan que no es que no "queramos" darle la caja que ellos usaban antes, sino que no "podemos". Y es una pena el que no podamos hacerlo... pero como diría aquel torero, "lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible".


Así que uso este pequeño espacio para explicarlo. Para hacer ver la realidad. Lo que nos mueve es la profesionalidad. Y lo único que queremos es cuidar de vuestra salud. Y en ello es en lo único que se debería fijar el mundo.

Lágrimas de gato

Si cambiamos el color o la forma de una caja, es por alguna razón importante. Y no porque no queramos nosotros. Y por todo ello, nuestras más sinceras disculpas. Nuestro más sincero dolor y las más grandes lágrimas de cocodrilo (o de gato) que caerán de nuestros ojos. Pero así y todo, es importante que los pacientes entiendan que cuando cambiamos el color o la forma de la caja, lo que hacemos es simplemente eso, un cambio estético, un cambio de apariencia. La medicina es la misma. Y se debe tomar exactamente igual. Porque una correcta adherencia al tratamiento es fundamental para cuidar de la salud.


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo